Este cortometraje fue un encargo de la Federación Española de Bancos de Alimentos, para concienciar sobre la situación de muchas personas mayores, que podrían estar más cerca de nosotros de lo que pensamos. Cuenta la historia de Domingo y su mujer, que un domingo esperaban ir a comer con su familia